Posted on

Inteligencia Emocional en tiempos de Crisis Política

Inteligencia Emocional en tiempos de Crisis Política

by Sandra De Nobrega May 20, 2019 Time to read: 6 min.

Read in English 

Nací en Puerto Cabello, una idílica ciudad costera, en la bella Venezuela. Soy hija de inmigrantes portugueses, mis padres como tantos otros, vinieron de Europa para construir un mejor futuro en un país en rápido crecimiento.

Venezuela recibió a mis queridos padres con la templanza de sus paisajes, la calidez y alegría de su gente y con toda su disposición a compartir su prosperidad con aquellos que con trabajo arduo decidieron ser parte de este, su país adoptivo.

La conexión humana en Venezuela es muy estrecha, y siempre fue fácil encontrar una excusa para reunirnos con amigos para celebrar, ver un juego o una película juntos, o simplemente brindar por la vida.

Hoy en día, la realidad para una inmensa mayoría en Venezuela es diferente. Nuestra prometedora Venezuela se derrumbó; las cosas que alguna vez dimos por sentadas ya no existen. Incluso los alimentos básicos son escasos, y muchas personas se ven obligadas a buscarlos en la basura, tomando turnos para buscar restos que compartir.

Las calles han perdido alegría, el miedo ha ocupado su lugar y la inseguridad ha crecido a pasos agigantados. La corrupción de nuestras clases políticas es abismal, causando disparidad y alienación. Solo aquellos que tienen los recursos para pagarle a alguien por un pasaporte pueden soñar con un destino diferente; tal vez un destino como el que soñaron mis padres cuando salieron de Europa hace tantos años.

Quienes aún encuentran motivos para permanecer en Venezuela, o simplemente no tienen los recursos para irse, han aceptado tener agua algunos días, electricidad e internet (cuando se tiene) inestable y una dieta que depende de lo que este disponible. Recibimos con cierta normalidad las noticias de un ser querido asesinado a manos de un delincuente (con uniforme o no).

A pesar de la belleza de nuestro paisaje y sus abundantes recursos naturales, hoy vivimos en esta crisis. Durante la reciente situación del apagón en Venezuela, me permití reflexionar sobre como el conocimiento adquirido en mi entrenamiento en Inteligencia Emocional podría ayudarnos a mí ya mi familia durante esos oscuros días.

En mi experiencia, tener Inteligencia Emocional marcó la diferencia entre sobrevivir la experiencia y vivirla con propósito.

¿Cómo puede ser útil la inteligencia emocional cuando nuestras necesidades básicas están en juego?

Autoconciencia emocional

Lo primero que debes tener en cuenta son tus emociones. En mi caso, tengo la suerte de participar en la Certificación de Inteligencia Emocional de Daniel Goleman y, sin dudarlo, utilicé todas las herramientas que he aprendido para detectar cada una de mis emociones y sus desencadenantes.

Por unos minutos cada mañana y todas las noches practiqué meditación para calmar mi respiración. Durante el día, tomé conscientemente la decisión de escuchar mi cuerpo y asociar sus cambios con mis emociones. Eso me dió la oportunidad de intervenir antes de que mis emociones aumentaran. Cuando los latidos de mi corazón se aceleraban y sentía un cierto nudo en el pecho y la garganta, sabia que estaba en presencia del miedo o la angustia, que me acompañaron durante esos días.

Hice un esfuerzo por identificar el desencadenante de esas emociones y reacciones en mi cuerpo. Me di cuenta de que los factores desencadenantes ocurrían cuando revisaba mentalmente mi plan para enfrentar el día sin agua, sin electricidad, con alimentos sin refrigerar y con opciones limitadas para cubrir mis necesidades básicas. Durante estos momentos, los latidos desordenados en mi pecho fueron acompañados por el caos de mis pensamientos, que daban lugar a la angustia y el miedo. Tomar conciencia de mi desencadenante me permitió luego, ejercer un mayor control sobre mis reacciones mientras planificaba mi día.

Balance Emocional

Una vez que utilicé la autoconciencia emocional, que es la base del modelo de Inteligencia Emocional (IE) de Daniel Goleman, aproveché las habilidades relacionadas con el manejo de mis emociones. El balance emocional me ayudó a gestionar mis emociones y controlar mis reacciones ante ellas. Esto fue particularmente útil para mí, porque a pesar de toda la presión, pude mantener mi propio equilibrio emocional y ayudar a mi familia a hacerlo también. Compartí con ellos la importancia de observarnos durante esos días difíciles y anticipar las inevitables emociones negativas para no doblegarnos ante ellas. Esto nos permitió poder detenernos ante los primeros signos de angustia, miedo o enojo, e intervenir con una pregunta, una sonrisa, un momento de calma, una conversación o una oración.

Adaptabilidad

La adaptabilidad me permitió ajustarme a mi lucha diaria y mantener a mi familia a flote. Sin esta competencia, no habría podido reconocer que tenia los recursos internos para enfrentar los desafíos de esos días.

Intencionalmente me hice consciente de la temporalidad de esta situación y busqué formas de minimizar su impacto. Esto me permitió quitarme los tacones y el sombrero ejecutivo y recolectar agua, buscar carbón o leña, reorganizar las tareas domésticas y replanificar actividades significativas.

Mi intención no era adaptarme a estar sin electricidad para siempre. La adaptabilidad no es conformismo; esta habilidad me permitió ajustarme a la situación, despertando la posibilidad de aprender de ella.

Perspectiva Positiva

En los momentos menos estresantes, encontré un espacio para tomar ventaja de la competencia de perspectiva positiva. En particular, utilicé una micro técnica de visualización que repetí cada vez que lo consideré necesario. Intencionalmente, me centré en la situación en la que quería estar; la imaginé, le di color y sentimiento. Sabía que mi cerebro no haría diferencia entre si esto era imaginario o real.

Abrigada bajo esta competencia, encontré que el apagón también me dio más tiempo para hablar con mis hijas, sentarme alrededor de un juego de mesa a la luz de las velas y retomar libros que había comenzado a leer.

Orientación al logro

También armé un plan para mantener mis objetivos del momento. Por ejemplo, para cumplir con mi compromiso de aprendizaje para la Certificación de Entrenamiento en Inteligencia Emocional, encontré la forma de cargar mi teléfono de manera que en  los momentos en que tuve el servicio telefónico, pude informar a mi equipo de aprendizaje sobre mi situación, programar reuniones y anticipar alternativas, previniendo que la situación se extendiera en el tiempo

Sé que soy afortunada y que estoy en una situación privilegiada. Mientras yo estaba enfocada en mi certificación, otros usaron estas habilidades para encontrar medicamentos y atención médica, o simplemente alimentar a sus familias y mantenerse hidratados.

Empatía

Y entre estas competencias fundamentales de la Inteligencia Emocional, la que más me consoló y me dio la oportunidad de ayudar a los demás fue la empatía.

Al escuchar sin interrumpir, sin juzgar y sin anticipar sus respuestas, pude entender mejor lo que mis hijas estaban pensando y sintiendo. La empatía me permitió estar conectada y ser compasiva en medio de la difícil situación.

A pesar de la necesidad de todos  por los recursos básicos, muchos de nosotros compartimos alimentos, agua, un generador para cargar algunos electrodomésticos y cocinas en las casas de las personas que tenían estufas de gas. También entendimos que las reacciones negativas a menudo no eran personales; eran reacciones a toda la situación. Comprender esto, es solo posible cuando te pones en los zapatos del otro y cultivas la compasión y la tolerancia. En mi experiencia, nada de eso es posible sin empatía. 

Competencias de la IE en la práctica

Aquí encontraras como puedes traducir estas competencias de Inteligencia Emocional en acciones concretas durante una situación como la que vivimos en Venezuela:

  • Desarrolla la conciencia de tus emociones. Cuando sientas miedo, ira, felicidad, amor u otra emoción, reconócela. Luego detente un momento y pregúntate cómo se siente, dónde se siente y cómo se manifiesta en tu cuerpo. Reconocer tus emociones es esencial para contar con una base sólida de Inteligencia Emocional.
  • Tómate un descanso, idealmente al comienzo del día, para practicar la meditación o una actividad que te calme. Si eres nuevo en la meditación, empieza haciendo al menos diez respiraciones profundas y lentas.
  • Toma conciencia de cómo reaccionas ante cada emoción y cuál es su desencadenante. Por ejemplo, si te levantas con la lista de todos tus pendientes y notas que u respiración comienza a acelerarse, deténte; acabas de encontrar un disparador. Prepárate para la forma en que reaccionará la próxima vez que detectes ese disparador.
  • Cuando detectes una emoción fuerte, no reacciones de inmediato. Al tomarte el tiempo para hacer una pausa, la respuesta a tu emoción será una reacción del neocortex de tu cerebro, que puede anular las reacciones emocionales, y no de tu amígdala, que es automática y, a menudo, irracional.
  • Adáptate a las nuevas condiciones. Esto te permitirá la calma necesaria para construir un plan. Visualízate logrando tu plan; tu cerebro no hará distinciones entre si el logro de tu plan sucede en la realidad o en tu imaginación, aprovéchalo.
  • Cuando incorpores nuevas rutinas, recuerda tratarte con amabilidad, calcula los riesgos y tómete el tiempo para adaptarte.
  • Recuerda que esta situación no define tu vida; convierte esto en un mantra y no le otorgues más poder a la situación.
  • Practica la tolerancia y la compasión. Si tienes conocimiento de Inteligencia Emocional, ponlo al servicio de tu conexión con los demás y gestiona tus interacciones con la armonía que solo la Inteligencia Emocional puede brindarnos.

Por encima de todo, la Inteligencia Emocional consiste en reconocer nuestras emociones para navegarlas y conectarnos efectivamente con los demás. La IE no se trata de no sentir nuestras emociones ni de reprimirlas o controlarlas, se trata de controlar nuestras reacciones ante nuestras emociones.

En mi caso, una madrugada me encontré con mis lagrimas y me di el permiso de llorar, de sentir mi quiebre tejido de miedo, tristeza y rabia, lloré un rato hasta quedarme dormida vencida por el cansancio de la lucha de ese día.. y luego amaneció. Y consciente de mi emoción y de mi reacción, ese amanecer también me dió la oportunidad de elegir conducirme de manera emocionalmente inteligente, dejando mi granito de arena a mi país  y al mundo.

Gracias mi Venezuela por las lecciones, sin duda las preferiría mas gentiles e igual las agradezco. Gracias Daniel Goleman y Key Step Media por el aprendizaje en Inteligencia Emocional, gracias a mis compañeros de certificación de coaching que a la distancia me han enviado sus buenos deseos, ofertas de ayuda e incluso su frustración ante la situación vivida en mi país y gracias especiales a mi equipo de aprendizaje Patricia Figueroa y Nora Infante con quienes siempre encontré una manera de continuar.

Get the latest news in Emotional Intelligence delivered to your inbox!

Join our mailing list to receive news and updates from Daniel Goleman and the Key Step Media Team

Thanks! Don't forget to confirm your email address 🙂

Sandra is part of the first cohort of coaches in the Daniel Goleman Emotional Intelligence Coaching Certification. She currently directs the Straight Up Group, which is dedicated to strengthening Emotional Intelligence in executive leaders to help them become agents of change.
Sandra es parte de la primera cohorte de entrenadores en la certificación de coaching de inteligencia emocional de Daniel Goleman. Actualmente dirige la empresa Straight Up Group, dedicada a fortalecer la Inteligencia emocional en los líderes ejecutivos para ayudarlos a convertirse en agentes de cambio.